Cómo la teoría del caso imita al ajedrez