Lijur Sanchez

La aplicación del principio de igualdad salarial. Igualdad de trato en el trabajo y en el salario

ISBN: 9789587678512
Género: Laboral
Año Publicación: 2019
Autor: Carlos Ernesto Molina Monsalve
Editorial: Legis

$63,000.00

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Otra Información:

Edición: 1
Páginas: 264
Encuadernación: Pasta rústica
Peso: 361
Dimensiones: Ancho 16.5 Largo 24 Alto 2

Ese concepto inspira al Derecho del Trabajo, desde sus inicios, en dos dimensiones: la igualdad vertical y la horizontal. La primera pretende disminuir al máximo la proverbial asimetría que existe entre empleador y trabajador, y para ello limita la autonomía contractual mediante unas normas de derecho necesario (Estatuto del trabajo) y la negociación colectiva. La segunda reconoce igualdad de trato y de oportunidades a todos los trabajadores, sin hacer distinciones por el carácter intelectual o material de su labor, por su sexo o por su forma de retribución. En este último terreno se han formulado dos postulados: ‘a trabajo igual, salario igual’ (TI) y ‘a trabajo de igual valor, salario igual’ (TIV).
El primero exige salarios iguales cuando dos trabajadores desempeñen la misma labor; mientras que el segundo los exige cuando sus puestos de trabajo o cargos tengan el mismo valor, sean o no iguales.
TI es idóneo para enfrentar discriminaciones salariales directas por motivos de raza, sexo, edad, etc.; y TIV lo es para combatir las discriminaciones salariales indirectas (que son las más frecuentes, y suceden cuando una medida o política aparentemente neutra produce un impacto adverso a un colectivo de personas, como por ejemplo las mujeres), salvo que se demuestren razones objetivas y proporcionales para el trato diferente. En esta obra se explican las principales diferencias y semejanzas de ambos postulados y sus implicaciones probatorias. Por su parte, en la práctica colombiana ha imperado el principio de ‘a trabajo igual, salario igual’, a pesar de que, con ocasión de la vigencia de la Constitución de 1991, el Convenio 100 de la OIT (que consagra el principio TIV para el caso de hombres y mujeres) forma parte del bloque de constitucionalidad. Por eso, en este libro se afirma que el principio TIV es el que prevalece en Colombia y que, por tanto, el Estado deberá emitir normativas coherentes y no inconsistentes con él, como lo ha hecho hasta ahora. Ese concepto inspira al Derecho del Trabajo, desde sus inicios, en dos dimensiones: la igualdad vertical y la horizontal. La primera pretende disminuir al máximo la proverbial asimetría que existe entre empleador y trabajador, y para ello limita la autonomía contractual mediante unas normas de derecho necesario (Estatuto del trabajo) y la negociación colectiva. La segunda reconoce igualdad de trato y de oportunidades a todos los trabajadores, sin hacer distinciones por el carácter intelectual o material de su labor, por su sexo o por su forma de retribución. En este último terreno se han formulado dos postulados: ‘a trabajo igual, salario igual’ (TI) y ‘a trabajo de igual valor, salario igual’ (TIV).

Bolsa de compras
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
X